Toda la vida espere el momento de cambiar el aspecto de mi cara..mis ojos se veían cansados y mi autoestima estaba bajo..siempre me preguntaban porque tienes tus parpados tan arrugados. La verdad nunca lo supe pero dicen que es una herencia de mi abuelo ..pero al conocer al Dr. Jose Luis Romero Zarate ..me cambio la vida me dio la seguridad que necesitaba para tomar la decisiónn de operarme los ojos y dejar atrás todo lo que un día me hacia sentir mal .quede muy satisfecha con el resultado ahora me siento diferente ..

8 comentarios

Decidí operarme las molestas bolsas que rodean a los ojos y aunque era la primera vez que me harían una intervención quirúrgica en el cuerpo, gracias a la asesoría, credenciales y profesionalismo de mi doctor, tomé la decisión de hacerlo hace mas de un año y hoy, como entonces se que fue un acierto.

2 comentarios

Yo solo quería quitar la grasa, esta horrible que no se va con dietas y tardaría años con ejercicio. Un día cualquiera me harté de soñar, de querer. Me decidí y eso trajo la posibilidad. Fui a consulta con un doctor recomendado y certificado y al ver y escuchar el convencimiento hizo que el dinero apareciera como magia. La ambicionada figura era ya casi un hecho. El doctor revisó mi cuerpo y dijo, mira, por el mismo precio te voy a quitar esa piel del párpado. Yo al principio no entendí a que se refería, estaba tan acostumbrada a ver mis ojos caídos que ya había olvidado como eran. Le dije que si también se extraía la grasa de ahí y sonriendo me dijo, no te preocupes, yo me encargo. El día de la liposucción le tomé una foto a mi mirada, ese fue el último día que no tuve párpados notables. Pasaron unas horas, cuando salí del quirófano mi madre y hermana me esperaban. Yo les alcancé a decir: el doctor me arreglará los ojos, no sé bien qué hará, pero les digo para que sepan. No sabía el nombre de la cirugía o mi memoria lo había omitido a conveniencia. El impacto fue terrible. Al salir mi hermana se tapó la boca y mi madre puso cara de severa preocupación. Las suturas y los moretes en los párpados me hacían lucir como boxeadora recién nockeada. Esperaba los efectos en el cuerpo pero no en los ojos. A los pocos días retiraron la sutura y a base de cuidados normales la inflamación fue cediendo, así como la cicatrización. El que las líneas desaparezcan toma unas semanas, pero créanlo, el cambio valió la pena. Si me hubieran dicho como me vería al salir del quirófano no lo hubiera aceptado. Nadie quiere poner en riesgo un sentido tan importante como la vista, pero ahora, cuando rizo mis pestañas, me pongo un poco de sombra en los ojos, veo lo que había perdido, ese pedacito de mis ojos, mas correcto de mis párpados, que hace tanto por la mirada, como si viera más lejos, más profundo los sueños de mi ser.

2 comentarios