​¿Cuáles son los beneficios de las fajas postquirúrgicas?

​¿Cuáles son los beneficios de las fajas postquirúrgicas?
Ana Laura Delgadillo
Ana Laura Delgadillo
Licenciatura en ciencias de la comunicación con experiencia en redacción de artículos con temas enfocados a los procedimientos estéticos y cualquier especialidad que permita aportar a tu belleza.
Creación: 20 ene 2018 · Actualización: 20 ene 2018

Sea cual sea la cirugía estética que el paciente desee llevarse a cabo, es necesario seguir algunas pautas, ya que éstas repercuten considerablemente no solo en los resultados del procedimiento, sino también en que la recuperación sea óptima y rápida.

Sin embargo, hay zonas corporales que requieren de más cuidados especiales e implican una recuperación más tardía. Por ejemplo, la pronta recuperación del abdomen, muslos y glúteos se ve impedida por que son zonas sensibles a los movimientos; entonces, al realizar movimientos puede generar incluso molestias.

Para evitar toda molestia y lograr una pronta recuperación, los expertos recomiendan portar fajas postcirugía, las cuales se encargan de mantener sujeta la zona y de este modo se contribuye a que las heridas se protejan y sanen en un menor tiempo.

faja1.jpg

Fajas postquirúrgicas

Estas fajas son muy similares a cualquier faja convencional; se encuentra elaborada de materiales elásticos como lycra. Si bien sabemos, las fajas tienen la función de generar presión de manera constante y uniforme en determinadas áreas (Abdomen, espalda…); aunque, las fajas más comunes que se recomiendan son aquellas destinadas al abdomen, existen también otras que son especiales para muslos y cadera.

Relacionado ↪️ Mitos y verdades de la liposucción

¿En qué momento se debe portar estas fajas?

Cuando el médico lo señale o recomiende su uso; aunque, el uso más común de estas fajas postcirugía es cuando se ha pasado por una cesárea, parto, liposucción, abdominoplastia y dermolipectomía.

¿Cuál es el objetivo de la faja?

Debido a que la faja se adhiere fácilmente a la piel, este órgano se mantendrá sujeto y firme, permitiendo que los tejidos desinflamen, recude los dolores y aquellas molestias que pueden aparecer después de pasar por quirófano. Asimismo, las fajas son aliadas para reducir flacidez y corregir la postura. Al igual, ayudan al paciente a tener un mejor control sobre sus movimientos y permiten que la paciente luzca una figura modelada y ello de manera discreta, puesto que las fajas se pueden ocultar debajo de la ropa.

Ventajas de la faja postcirugía

  • Brindan comodidad: así es, por su efecto ayudan a comprimir la zona que se ha tratado, minimiza los movimientos de tejidos y al paciente le ayuda a tener menos molestias.
  • Ayuda a mejorar la circulación: también se recomiendan para mejorar la circulación y reducir la inflamación.
  • Los hematomas e inflamación se ven reducidos: la retención de líquidos disminuye, al ocasionar esto también se disminuye la inflamación y la aparición de posibles hematomas que deja el haber pasado por quirófano desaparecen más rápido.
  • Reduce el nivel de complicaciones: por su aportación en el paso de líquidos, es difícil que se presenten problemas como seromas o linfedema.
  • Las irregularidades en la piel se reducen: debido a que la faja comprime la piel, se mejora la cicatrización y permite que la piel se encuentre más firme y uniforme.

¿Cuánto tiempo de recomienda portar la faja?

En sí, no hay un tiempo límite para usar la faja, todo depende del tipo de intervención a la cual se sometió la paciente y la evolución que presente en su recuperación. En todo caso, es el especialista quien establece el tiempo que se debe portar la faja.

No obstante, el tiempo aproximado del uso de la faja va entre un periodo de cuatro a seis semanas después de la intervención. Conforme el paciente evolucione, el uso de la faja se va modificando y ya no será necesario llevarla todo el tiempo, solo algunas horas al día.

shutterstock-771667207.jpg

¿Qué faja elegir?

La faja que se debe elegir será acorde al tipo de cirugía a la que te hayas sometido o a la que estarás próximo a realizar; también es importante que tomes en cuenta tu complexión. Aún así, es importante que te asegures que la faja cubra la zona intervenida, así ésta realizará una correcta función.

Otro aspecto importante a tomar en cuenta al momento de elegir la faja, es la ubicación de la herida. Por ejemplo, si la herida fue en el abdomen por una cesárea o cualquier otra, es preferible que optes por una faja que tenga la cremallera en el lateral o en la zona trasera a fin de que la herida no se moleste.

Al igual, es importante que la faja cuente con un forro de material hipoalergénico (algodón), de este modo se evitará sufrir molestias por la cremallera o cualquier agente que genere molestias en la piel. El que sea hipoalergénico significa que se evitarán alergias y cualquier otro inconveniente por llevar puesta la faja durante todo el día. Recuerda que en una faja se busca brindar comodidad.

Se recomienda que antes de que se lleve a cabo la intervención tú compres tu faja, así la podrás usar de manera inmediata. Al igual, es importante contar por lo menos con dos fajas, una limpia y lista para poder portarla. Recuerda que la higiene en las fajas también es de suma importancia, ya que se evitan infecciones o cualquier otro padecimiento.

Otro punto importante a tomar en cuenta al momento de comprar tu faja, es que ésta sea ajustable. Si bien, en un principio es probable que presentes hinchazón, pero conforme transcurren los días ésta remitirá y tendrás que ajustar tu faja a tu nueva condición.

Cuidados a seguir de la faja postcirugía

  • No olvides que, una faja al ser una prenda resistente también es delicada y para preservar su durabilidad es necesario tomar ciertas precauciones en su modo de limpieza; por tanto, es necesario lavarlas y secarlas con cuidado. En caso contrario, si no se aplican los cuidados necesarios, ten por seguro que tu faja comenzará a deformarse y no realizará una correcta función.
  • Para lavar esta prenda delicada, debes hacerlo a mano y con detergentes neutros, o bien, empleando el modo de lavado que trae consigo en su etiqueta. Para secar esta prenda es preferible evitar el uso de la secadora, puesto que podría dañar la lycra y también modificar su forma. Asimismo, tampoco deberá secarse al sol.

Al terminar de lavarla, se aconseja no exprimirla para que ésta seque, de lo contrario también se deformará.

  • Para secar tu faja de los broches que posiblemente trae, es necesario apoyarse de una toalla o papel. Cuando estos broches se encuentren secos, ahora si puedes tender tu faja a la sombra.
  • También debes poner especial cuidado con aquellos broches de plástico, ya que exponerlos al sol para que sequen pueden deformarse.

Ahora ya sabes los cuidados más relevantes que debes seguir con tu faja, por tanto, es importante que sepas elegir este tipo de prenda. No olvides considerar su material y para qué zona la vas a emplear, así sacarás el máximo provecho de sus cualidades en la postcirugía.

Relacionado ↪️ Fajas post operatorias, tabla abdominal y esponjas

0 comentarios

La información que aparece en Multiestetica.mx en ningún caso puede sustituir la relación entre el paciente y el médico. Multiestetica.mx no hace apología de un producto comercial o de un servicio.

Consulta al doctor