​Cuidados para una cicatriz

Por Multiestetica.mx
27 jul 2018
​Cuidados para una cicatriz

Traes una cirugía o alguna herida que provoque abrir la piel suele dejar marcas que por lo regular acompañarán durante toda la vida. Para cuidar el aspecto de las cicatrices es necesario seguir ciertos consejos, ya que ello influye en la apariencia de esta.

Una cicatriz es una especie de recordatorio de que en nuestra piel ha sufrido una lesión o se ha realizado una incisión a causa de una cirugía. Su aparición se debe principalmente a los fibroblastos que son los encargados de cerrar la incisión. Al producirse un corte, es natural que la zona afectada se reconstituya con tejido fibrilar. Además, la cicatrización significa un proceso de protección y reparación epitelial, al igual se relaciona con los tejidos conjuntivos, colágeno, elastina y fibras reticulares.

Es importante mencionar que no todas las cicatrices son iguales y tampoco presentan el mismo aspecto. Principalmente la característica que presentan es acorde a la evolución y los cuidados que se le hayan invertido durante el proceso de cierre. Aunque, también existen otros factores que termina por influir en el aspecto: edad de la persona, gravedad y profundidad de la herida; factores genéticos, evolución del cierre de la herida, entre otros. Sin embargo, el aspecto de la cicatriz empeora cuando no se siguen los correctos cuidados o bien, cuando en el proceso de recuperación de la persona se ha presentado una infección o complicación; al suceder esto es común que la cicatriz muestre un mal aspecto y afecte la estética de las personas.

Artículo relacionado_Elimina tus cicatrices con células madre o PRP

Tipos de cicatrices

cicatriz-queloide-shutter.jpg

Existen diversos tipos de cicatrices. Como hemos mencionado en párrafos anteriores, no todas las cicatrices son iguales, ya que no todas presentan la misma superficie y se encuentran ubicadas en diferentes zonas con piel más gruesa o más sensible.

  • Cicatrices planas: este tipo de cicatriz se debe a una herida superficial. Se les menciona planas ya que el tejido apenas sobresale de la piel. Son marcas que pasan desapercibidas y se van atenuando conforme pasa el tiempo.
  • Cicatrices atróficas: a diferencia de las planas, este tipo de cicatrices se caracterizan por ser hundidas y deprimidas. Por lo regular, es normal apreciar este tipo de cicatrices tras una enfermedad como varicela o sarampión. Aunque, también es muy común tras haber parecido acné. El porqué de este tipo de cicatriz, se debe a que en el proceso de cierre se ha producido una menor cantidad de colágeno, es por ello que luce ese aspecto.
  • Cicatrices hipertróficas: esta cicatriz tiene mal aspecto, ya que sobresale de la piel. Por lo regular son de coloración rojizo, gruesas, duras, abultadas, y, por todo lo anterior, son anti estéticas. La condición de esta cicatriz es porque surge el efecto contrario a la atrófica, es decir, durante el cierre se ha producido un exceso de tejido conectivo o colágeno, es por ello que sobresalen de la piel. En algunas ocasiones este tipo de cicatriz resulta molesta, ya que pueden causar picor o comezón. Sin embargo, este tipo de cicatriz únicamente afecta la zona donde se ha realizado una incisión o alguna herida, su condición no sobresale de esta. Para que se produzca una cicatriz hipertrófica se debe a causa de una infección, malos cuidados, factor genético o por haber sufrido quemaduras.
  • Cicatriz queloide: sin duda alguna, este tipo de cicatriz es la peor de todas. Principalmente se debe a que la incisión en la herida ha alcanzado un nivel profundo, y su grosor, es porque presenta un exceso de formación de tejido conectivo. La diferencia entre una cicatriz hipertrófica y queloide está en que la última el tejido sí sobresale del límite de la herida y afecta al tejido que la rodea. Sin embargo, su apariencia a través del tiempo empeora, ya que suele crecer, es abultada y presenta forma irregular. Este tipo de cicatriz se debe a factores genéticos y a la localización de la incisión.

Una cicatriz es aquella marca o huella que se origina sobre la piel y se ha formado a causa de que los tejidos abiertos se cierran. Es de gran importancia conocer los cuidados de una cicatriz, ya que ello influye en su apariencia y se evitan complicaciones que podrían acarrear un resultado antiestético. No obstante, como hemos mencionado anteriormente, la cicatriz también depende de la profundidad, longitud y ubicación.

laser-para-cicatrices-shutter.jpgCuidados para una cicatriz

Los especialistas en cirugía estética señalan alguna serie de consejos que el paciente debe aplicar para cuidar el aspecto de su cicatriz. Este tipo de recomendaciones están enfocadas a evitar infecciones y reducir los riesgos de presentar una cicatriz queloide hipertrófica, las cuales son antiestéticas y afectan la salud emocional de quienes las presentan.

  • Infiltración de corticoides. Cuando se determina que una mala cicatrización se debe a factores genéticos o a cuestiones hereditarias, el especialista recomienda realizar infiltraciones de corticoides para evitar este tipo de cicatrices.
  • Mantener hidratada la herida. Si se busca mejorar el aspecto de la cicatriz, es importante mantener la herida hidratada, ya que ello mejorar la elasticidad de la piel. Entre los productos que te pueden ayudar a mantener tu herida hidratada están: aceite de rosa Mozqueta, gel de silicona, vaselina u otro tipo de tratamientos tópicos con ácido hialurónico. Este tipo de componentes ayuda a mantener tu herida hidratada, a mejorar su recuperación y a tener un mejor aspecto.
  • Proteger la cicatriz de la exposición solar. Los rayos ultravioleta no son amigos en una cicatrización, ya que estos incrementan la pigmentación de la melanina y provoca que la coloración de la cicatriz resulte diferente a comparación del tejido circundante de piel. Se recomienda evitar la exposición solar cuando se presenta algún tipo de herida; en el caso de hacerlo, se debe utilizar protección solar de factor alto.
  • Mantener limpia la herida. Esta acción la puedes llevar a cabo con agua y el uso de jabón neutro, ya que ello ayudará a evitar infecciones que perjudiquen el proceso de cicatrización. Se recomienda llevar a cabo dos veces al día una adecuada higiene.
  • Masajear suavemente en la zona. Los masajes circulares ayudan a prevenir y a disminuir la inflamación de la incisión, lo cual beneficia la cicatrización.

A todo esto, cabe mencionar que una herida es la que deriva una cicatrización; los cuidados que le imprimas a esta son los que favorecen o perjudican el aspecto de la cicatriz. Si quieres evitar una cicatriz queloide o hipertrófica, debes seguir todos los consejos que te indique tu médico.

0 comentarios

Consulta al doctor