Mejoraría la flacidez ya que con el embarazo de mi niño me quedo mucho abdomen y aunque bajé mucho de peso mis brazos tienen el molesto gordito. Me lo realizaría para sentirme más segura de utilizar blusas de tirantes o vestidos... Mi frase es: Nunca olvidar quien soy a pesar de las pruebas que te ponga la vida.

Me llevaron una camilla a la habitación a la que había llegado, ¡moría de frío, tenía mucho frío en mis pies y manos! me acomodaron en una cama y le pedí a mi amiga que me cobijará, poco a poco se fue el frío, lo primero que hice fue tocar mi abdomen; al tocarlo sentí húmedo, casi mojada la bata, la enfermera me dijo que me habían puesto un vendaje y que estaría drenando un poco, que no me espantará, que saldría sangre y líquido amarillo. Dormí un poco, al despertar sentí lo mojado de la bata lo que me producía tener frío; la enfermera y el doctor ingresaban constantemente y quienes preguntaban cómo me sentía. -Me sentía bien, sólo sentía malestar al no poder sentarme perfectamente, no era mucho el dolor, sólo la incomodidad por las vendas mojadas de los costados y que me sentía como un globo. Transcurrieron unas cuantas horas cuando le pregunte a mi amiga la hora me dijo que eran las 5 de la tarde, yo ya quería caminar; entró la enfermera con un pequeño jugo, lo bebí y me dijo que tenía que descansar, que me tendrían un rato más en observación. El tiempo pasaba y yo no paraba de tocar mi abdomen, se avecinó la noche cuando el doctor me dijo que todo había salido bien, que me veía muy bien, le pidió a mi amiga que me ayudará a vestirme, volvió a comentarme lo de las vendas, me dijo que eso sucedería los próximos 2 días, que saldría sangre y líquido. Mi amiga me ayudo a ponerme las pantaletas y la ropa cómoda que llevaba en mi maletita que había preparado: se acercó el doctor, me dijo que ya podía regresar a mi casa, me dio una receta con el medicamento que tenía que tomar (me dijo que uno era antibiótico, otro desinflamatorio y el otro para el dolor), y que no podría retirar esas vendas hasta que lo viera nuevamente. Salí de la habitación caminando perfectamente, aunque sintiéndome muy hinchada; el doctor me pidió que respetará el reposo absoluto aunque me sintiera muy bien, que tomará el medicamento y me agendo para los 8 días siguientes. Al llegar a mi casa me sentía muy incómoda por las vendas puse toallas sanitarias sobre las vendas en los lugares en donde veía que salía sangre para no manchar mi ropa, tomé el medicamento y pude dormir de manera satisfactoria, al día siguiente casi no podía moverme, las vendas y mi abdomen hinchado lo impedían, necesitaba ayuda para poder acomodarme en la cama o en el sillón, pero casi no había dolor. Al tercer día me sentía mucho mejor, casi no me costaba trabajo levantarme y no necesitaba ayuda, pero apareció una comezón incesante debajo de las vendas y la incomodidad de no poder asearme correctamente, pues no podía retirar el vendaje. Así los días transcurrían, con la incertidumbre del como vería, pues no podía retirar las vendas, todos los días me veía en el espejo tratando de adivinar como me vería, aunque claramente se marcaban unas pequeñas curvas en los costados. Pasaron los días y al séptimo acudí al Doctor, estaba muy nerviosa, me preguntó que como había estado esos días, le dije lo de la comezón, me dijo que era normal que me revisaría y que sentiría mucho alivio y confort porque me retiraría el vendaje. ´Pidió a la enfermera que cortará el vendaje, al cortarlo empecé a sentir alivio, me toqué y no sentía mi piel, me dijo el Doctor que me viera en el espejo, al hacerlo me sorprendí y me desconcerté; me observé llena de moretones, mis costados lucían de un color amarillento horrible y el cambio no era algo sumamente notorio, mi piel se veía flácida. Me dijo que no me espantará que seguía muy hinchada que necesitaba esperar a que mi piel nuevamente se adhiriera, que había pasado muy poco tiempo, que los resultados se verían a partir del tercer mes que bajara la inflamación. La enfermera me puso con dificultad de abajo hacia arriba una faja, sentía espantoso cuando la subía, me dolía, la abrocho y subió el cierre, al terminar, perfectamente se veía definida mi silueta y sin duda sentí comodidad y alivio; me comentó que no la tenía que retirar más que para bañarme; estaría con ella todo el día, y que dormiría con ella durante los próximos tres meses. El doctor me dijo que tenía que realizarme drenajes linfáticos uno por semana, 12 veces para mejor y ver resultados óptimos. Al salir del doctor me sentía bien y más delgada con la faja, lo primero que hice al llegar a mi casa fue bañarme. Pasaron 2 días con la faja y me sorprendí al probarme un pantalón que no me entraba, ¡me cerro a la perfección!, la faja es muy cómoda y estaba maravillada! y eso que todavía estaba muy inflamada!. Han pasado 13 días después de mi liposucción, estoy feliz, veo los cambios, sobre todo en mis pantalones, ¡no se me sale la lonja al usarlos y los molestos gorditos de la espalda son casi nulos!, me he acostumbrado a la faja y me siento feliz. Sin duda recomiendo que se realicen un tratamiento estético si consideran que lo necesitan, pues si bien la belleza física no es todo, también es cierto que todos merecemos vivir con una apariencia que nos haga sentir cómodos y felices, no ser prisioneros de nuestro aspecto. El Dr. que me operó fue Miguel Sánchez Morán García de Providence Medical Clinic, la atención es estupenda y muy profesional.

131 comentarios
Me quitaría grasa del abdomen, brazos y piernas para verme y sentirme mejor. También por salud, ya que elevaría mi autoestima. Sin embargo me pondrían primero en manos de un experto para que me orientara primero si es posible y recomendable hacerme tal cirugía, me gustaría también arreglarme los párpados y las arruguitas de los ojos.
Me gustaría hacerme una liposuccion ya que me cuesta mucho trabajo bajar de peso, y claro hablando esteticamente me gustaría verme bien, pero mas me facinaria por cuestión de salud!
Para empezar una liposucción, lipoescultura, bichetomia, me arreglaría la nariz. Me gustaria tener el dinero necesario para poder hacerlas, aumentaria mucho mi autoestima ya q desde hace muchos años he sido insegura, no me dan deseos de salir a la calle, arreglarme. Me siento muy triste por mi aspecto físico y esas cirugías aumentarían mi estado de ánimo, se que los q realizan las cirugias son los mejores en lo q hacen, ojala pueda ganarme el premio para invertirlo en mi persona, muchas gracias.