Hola, mi nombre es Natalia. Nunca he tenido un procedimiento estético quirúrgico y creí que nunca lo llegaría a considerar, sin embargo me ha entrado la desesperación y no puedo recurrir a otra cosa. Tengo 21 años, en 3 semanas cumplo 22, y compré un vestido muy lindo para celebrar, pero me temo que debo devolverlo puesto que tiene espalda descubierta y es algo con lo que no puedo lidiar. Tengo un problema que es cúmulo de grasa dorsocervical (también conocida como joroba de búfalo) que es grasa detrás del cuello, desde pequeña supe que sería un problema puesto que es un factor hereditario, (mi madre, mis tías, mi abuela y bisabuela lo padecen), así que siempre he tomado medidas al respecto. De adolescente me dediqué mucho al deporte y me enfocaba demasiado en mi postura ya que creía que con eso no se me formaría la joroba; sin embargo, no pude evitarlo, aunque estuviera en buena forma, la joroba era muy notoria. A partir de los 19 años entré a la universidad y comencé a ganar peso debido al estrés y los horarios, y noté que comenzó a aumentar su tamaño y además a extenderse un poco a lo largo de la espalda. Inmediatamente lo adjudiqué a mi aumento de peso y mala alimentación por lo que decidí ponerme a dieta y acudir habitualmente al gimnasio. Llevo al rededor de 6 meses en el proceso de pérdida de peso, sin embargo la joroba, y la grasa de la espalda no disminuyen en lo más mínimo. Comienzo a sentirme como fenómeno y poco femenina, ya no puedo recogerme el cabello sin la seguridad de que mi espalda y joroba estén cubiertas, no puedo usar ropa que no tape esa parte y me es tan desesperante porque me avergüenza demasiado. He tratado de todo: ejercicios específicos, ciertas dietas, masajes reductivos, sudoración por área, y absolutamente nada impide que disminuya. Una tía que es doctora y también lo padece me comentó que con estas medidas solo impido que crezca más pero lo ya acumulado solo puede desaparecer mediante intervención quirúrgica, es decir: Liposucción. Me trato de mantener positiva, seguiré en mi viaje para perder peso y veré si hay algún cambio, por muy pequeño que este sea, ya que aún soy estudiante y no puedo costear otra cosa, pero de verdad espero con ansias el día que pueda pagar el correcto tratamiento para deshacerme por completo de este tormento que es mi joroba.