Experiencia
26 abr 2016
No más bufandas o pañuelos para el cuello Me volví la mujer de la eterna bufanda o pañuelo y es que mi cuello lucia realmente mal, se me arrugó demasiado, la piel estaba flácida y yo ya no encontraba más formas naturales de tapármelo que con telas. Finalmente tomé la decisión que no...