Por herencia tengo poca ceja y además mal definida, he intentado de todo, me volví una experta de los lápices, después me hice micropigmentación que me funcionó pero no me acabó de convencer del todo, y ahora estaba entre el trasplante de ceja o el microblading y decidí probar este último con muy buenos resultados. No duele nada y además me encantó que te diseñan la ceja y que por fin logré un efecto natural que era lo que más quería. En resumen, encantada con mis cejas.

11 comentarios