Me hicieron lipo y no quede nada bien pues el médico que me hizo la cirugía aún no tenía la especialidad yo no sabía y tengo la piel colgada y bolas en el abdomen y pues me siento muy triste al verme así ya que fui con toda la intención de verme mejor y al contrario me siento peor si pudiera mandarles fotos me entenderían mejor gracias y sin darme cuenta al escribirlo me siento mejor pues ya lo voy sacando
8 comentarios
Hola lectores mi nombre es Montse y tengo 25 años, como toda mujer desde muy chica empecé a tener algunos complejos con mi cuerpo, siempre eh estado en una constante búsqueda por la perfección y sentirme al 100% contenta con mi cuerpo. Hay algunas zonas que a pesar de mi esfuerzo en el GYM o con dietas no lograba eliminar, así que por esta razón siempre había tenido en mente el realizarme una liposucción. Por suerte un día estaba buscando ofertas en una página de descuentos y me encontré una súper oferta por liposucción de cuerpo completo en Providence Medical Clinic, el cupón era de $2,149 para apartar tu oferta y el resto a pagar en el consultorio era de $16,350, ósea que la operación total saldría en $18,499, a lo cual me pareció una gran oferta así que la compré. Llame a la clínica y pedí una cita para valoración, a las 2 semanas fui a mi cita, me recibió el doctor Miguel Sánchez Moran, me paso a su consultorio y me pido le mostrara mi abdomen me comento que tenía buena piel y que no tendría problemas de quitar los excedentes que yo deseaba sin embargo que los saludable era que no retirara más de 4 litros en total de grasa así que tendría que tomar la decisión de que áreas serían las que más me interesaba cambiar. Me dio una receta con los estudios que debía realizarme (examen general de orina, química sanguínea de 36 elementos, electrocardiograma en reposo, tiempos de coagulación tp y ttp. Fui al chopo y tenían un paquete así que en total pagué $1,450 en total de los estudios.) Me comentó que tenía que hablar para apartar mi fecha y entre 10 y 15 días antes de la operación debía ir a cita con el anestesiólogo para llevarle mis estudios y checara que todo estuviera bien con mi salud para realizar la operación. Me dijo que lo mejor sería dejar de tomar y beber para que mi operación y recuperación fueran mejores. Agendé mi cita para el 13 de abril y así aprovechar mis vacaciones de semana santa ya que trabajo, 10 días antes acudí con el anestesiólogo para llevarle mis estudios, me dijo que todo estaba muy bien y me hizo un cuestionario básico de preguntas para mi expediente. Me pidió que a las 7am me comiera una gelatina de agua y un té de manzanilla, y que tenía que permanecer en ayuno hasta la operación. ¡Llego el día!! 13 de abril, Estaba ansiosa me desperté a las 7 a comer mi gelatina y té, prepare una pequeña maleta con pants cómodos, mi cita era a las 11am, llegue un poco antes y el doctor estaba con varias pacientes así que tuve que esperar un poco, pase con la recepcionista y liquide el costo de mi oferta. Alrededor de las 12am, me subieron a un baño en cual me pidieron retirar toda mi ropa y me pusiera una bata, gorro y botas para la operación. Salí cambiada y me llevaron directo al quirófano, ahí estaba esperándome el doctor Miguel, me pidió me quitara mi bata para marcar las zonas a trabajar con su plumón, hizo las marcaciones me volví a poner mi bata y me acostaron en la camilla, me colocaron una aguja en la vena del brazo y el aparato del dedo que mide los signos vitales (traía uñas con gelish y no hubo ningún problema) el anestesiólogo empezó a poner los medicamentos, sentí como mi cuerpo ardía y de repente me quede dormida. Aproximadamente 2 horas después escuché que me hablaban, empecé a despertar, me cambiaron de camilla y me llevaron a el área de recuperación. Estuve como 1 hora ahí, despertando ya que me sentía aun muy adormilada. El doctor le llamo a mi esposo y se asomó para verme y saber que todo estaba bien. ¡Después de la hora me bajaron a mi cuarto, y me dieron agua y jugo de naranja ya que estaba muy sedienta! Poco a poco me empezaron a incorporar, mi esposo me ayudo a ponerme mi ropa, estuve como 1 hora recuperándome, entro el doctor y me dijo que todo había estado excelente, me dio una receta con las medicinas que debería tomar durante la recuperación, dolac para el dolor $120, keflex para las infecciones $120 (compre genérico por que la patente costaba $400 y funciona igual). En total fueron $240 de medicinas, además me envió reposo absoluto por 3 días y dieta normal sin grasas ni irritantes, dormir semisentada y me cito a los 5 días para retirar el vendaje. Me pidieron no retirara el vendaje hasta ese día y que si me bañaba solo fuera con toallas húmedas en las áreas libres. El día de ayer fue mi operación, y hoy la verdad casi no he tenido molestias, hay dolor pero es muy soportable y el lunes regresare a trabajar así que solo tomare 4 días de reposo, seguiré subiendo fotos de mi proceso de desinflamación , al igual que ya que quede por completo mi recuperación, esperando que mi experiencia les ayude a resolver sus dudas y tengan más confianza al respecto, obviamente aconsejo vayan con un doctor cirujano certificado y después de los resultados daré mi total recomendación del doctor Miguel, por ahora puedo decir que la atención fue muy buena, la clínica está en muy buenas condiciones y el personal me brindo una gran atención. Gracias por leerme.
7 comentarios

Me llevaron una camilla a la habitación a la que había llegado, ¡moría de frío, tenía mucho frío en mis pies y manos! me acomodaron en una cama y le pedí a mi amiga que me cobijará, poco a poco se fue el frío, lo primero que hice fue tocar mi abdomen; al tocarlo sentí húmedo, casi mojada la bata, la enfermera me dijo que me habían puesto un vendaje y que estaría drenando un poco, que no me espantará, que saldría sangre y líquido amarillo. Dormí un poco, al despertar sentí lo mojado de la bata lo que me producía tener frío; la enfermera y el doctor ingresaban constantemente y quienes preguntaban cómo me sentía. -Me sentía bien, sólo sentía malestar al no poder sentarme perfectamente, no era mucho el dolor, sólo la incomodidad por las vendas mojadas de los costados y que me sentía como un globo. Transcurrieron unas cuantas horas cuando le pregunte a mi amiga la hora me dijo que eran las 5 de la tarde, yo ya quería caminar; entró la enfermera con un pequeño jugo, lo bebí y me dijo que tenía que descansar, que me tendrían un rato más en observación. El tiempo pasaba y yo no paraba de tocar mi abdomen, se avecinó la noche cuando el doctor me dijo que todo había salido bien, que me veía muy bien, le pidió a mi amiga que me ayudará a vestirme, volvió a comentarme lo de las vendas, me dijo que eso sucedería los próximos 2 días, que saldría sangre y líquido. Mi amiga me ayudo a ponerme las pantaletas y la ropa cómoda que llevaba en mi maletita que había preparado: se acercó el doctor, me dijo que ya podía regresar a mi casa, me dio una receta con el medicamento que tenía que tomar (me dijo que uno era antibiótico, otro desinflamatorio y el otro para el dolor), y que no podría retirar esas vendas hasta que lo viera nuevamente. Salí de la habitación caminando perfectamente, aunque sintiéndome muy hinchada; el doctor me pidió que respetará el reposo absoluto aunque me sintiera muy bien, que tomará el medicamento y me agendo para los 8 días siguientes. Al llegar a mi casa me sentía muy incómoda por las vendas puse toallas sanitarias sobre las vendas en los lugares en donde veía que salía sangre para no manchar mi ropa, tomé el medicamento y pude dormir de manera satisfactoria, al día siguiente casi no podía moverme, las vendas y mi abdomen hinchado lo impedían, necesitaba ayuda para poder acomodarme en la cama o en el sillón, pero casi no había dolor. Al tercer día me sentía mucho mejor, casi no me costaba trabajo levantarme y no necesitaba ayuda, pero apareció una comezón incesante debajo de las vendas y la incomodidad de no poder asearme correctamente, pues no podía retirar el vendaje. Así los días transcurrían, con la incertidumbre del como vería, pues no podía retirar las vendas, todos los días me veía en el espejo tratando de adivinar como me vería, aunque claramente se marcaban unas pequeñas curvas en los costados. Pasaron los días y al séptimo acudí al Doctor, estaba muy nerviosa, me preguntó que como había estado esos días, le dije lo de la comezón, me dijo que era normal que me revisaría y que sentiría mucho alivio y confort porque me retiraría el vendaje. ´Pidió a la enfermera que cortará el vendaje, al cortarlo empecé a sentir alivio, me toqué y no sentía mi piel, me dijo el Doctor que me viera en el espejo, al hacerlo me sorprendí y me desconcerté; me observé llena de moretones, mis costados lucían de un color amarillento horrible y el cambio no era algo sumamente notorio, mi piel se veía flácida. Me dijo que no me espantará que seguía muy hinchada que necesitaba esperar a que mi piel nuevamente se adhiriera, que había pasado muy poco tiempo, que los resultados se verían a partir del tercer mes que bajara la inflamación. La enfermera me puso con dificultad de abajo hacia arriba una faja, sentía espantoso cuando la subía, me dolía, la abrocho y subió el cierre, al terminar, perfectamente se veía definida mi silueta y sin duda sentí comodidad y alivio; me comentó que no la tenía que retirar más que para bañarme; estaría con ella todo el día, y que dormiría con ella durante los próximos tres meses. El doctor me dijo que tenía que realizarme drenajes linfáticos uno por semana, 12 veces para mejor y ver resultados óptimos. Al salir del doctor me sentía bien y más delgada con la faja, lo primero que hice al llegar a mi casa fue bañarme. Pasaron 2 días con la faja y me sorprendí al probarme un pantalón que no me entraba, ¡me cerro a la perfección!, la faja es muy cómoda y estaba maravillada! y eso que todavía estaba muy inflamada!. Han pasado 13 días después de mi liposucción, estoy feliz, veo los cambios, sobre todo en mis pantalones, ¡no se me sale la lonja al usarlos y los molestos gorditos de la espalda son casi nulos!, me he acostumbrado a la faja y me siento feliz. Sin duda recomiendo que se realicen un tratamiento estético si consideran que lo necesitan, pues si bien la belleza física no es todo, también es cierto que todos merecemos vivir con una apariencia que nos haga sentir cómodos y felices, no ser prisioneros de nuestro aspecto. El Dr. que me operó fue Miguel Sánchez Morán García de Providence Medical Clinic, la atención es estupenda y muy profesional.

46 comentarios

Me haria una reducción en la parte interior de mis muslos ya que son al gorditos y como solo uso faldas al caminar me roso de la entrepierna y traer licra todo el tiempo es incomodo. Ademas de que de tantas rozaduras que he tenido ya se osucurecio esa parte, creo que uan cirugía seria la solución definitiva a mi problema..

2 comentarios

Me gustaría quitarme la piel de más que tengo en mi vientre debido a mis embarazos y la grasa acumulada que tengo en mi cintura y brazos, los quisiera más delgados y me gustaría aumentarle los glúteos pero con grasa propia de mi cuerpo no con implantes. Siento que me daría más confianza porque no me gusta cómo me veo.

2 comentarios

He tenido ese complejo debido a que engorde y como hacia ejercicio con pesitas, cuando dejé de hacerlo por que estaban lo suficientemente torneados y perfectos los deje de hacer y mi musculo al engordar se esfumo y quedaron mas grandes no me gusta en verdad

2 comentarios

Me gustaría la reducción de papada, por que como tengo la cara redonda parece que no tengo cuello y me veo más gorda de lo que soy, desconozco si se puede reducir sin cirugía pero creo que es posible, y reforzaría mi autoestima y sería refuerzo para mi fuerza de voluntad, sabiendo que al lograrlo puedo hacer lo que sea.

2 comentarios