Desde hacía meses tenía la idea de realizarme un lifting facial porque notaba que mi cara ya se veía muy decaída y cansada. Tras tiempo de estar buscando encontré a un médico que tenía buena reputación así que decidí pedirle una cita. En la cita hablamos de lo que yo esperaba y él aprovecho para explicarme un poco el tratamiento y el procedimiento para poder obtener lo que yo buscaba y la verdad es que me dio mucha confianza y ese mismo día pedí la cita para la siguiente semana. La verdad estaba muy nerviosa por la operación pero me sentía muy emocionada por poder tener todo lo que el doctor me había prometido. A la semana siguiente fui, y las enfermeras y el médico fueron muy amables y me fueron explicando lo que tenía que hacer y cómo me iba a sentir en cada momento. Solo recuerdo haber entrado en la sala y después despertar por la tarde y recibir una visita del doctor para decirme que todo había salido bien y los cuidados que debía tener. Tuvimos varias citas de control para ir viendo cómo iba la cicatrización de mis heridas pero por suerte no tuve complicación, alguna herida tardó en cerrar más que las otras pero no hubo más. La verdad es que estoy muy emocionada con los resultados, me siento muy contenta, me veo diez años más joven y me siento más segura de mi misma, recobré la juventud y el brillo que había perdido.

7 comentarios