Siempre he deseado realizarme este tratamiento para mejorar mi cuerpo y así también mi autoestima, fui mamá a los 16 años tengo ahora 3 hijos y al quedarme sola a cargo de ellos no es tan fácil poder realizar este tipo de sueños. Ojalá tuviera la oportunidad de lograrlo. Saludos.

1 comentario
Desde que tenía 12 años, empecé a cuidar de mi cuerpo y piel con esmero, iba a correr al parque todos los días, además de tomar clases de ballet, hawaiiano o tahitiano varias veces por semana para mantener mi cuerpo firme y sano. Cada semana usaba mascarillas naturales hechas por mí, de miel, yogurth, fresas, avena y todo lo que iba investigando que nutriera, exfoliara, suavizara y mantuviera mi piel fresca y radiante. Además de usar mis respectivas cremas y rutinas de belleza diarias. Al llegar a los 15 años, me di cuenta que mis pechos habían detenido su crecimiento y para mi desgracia, no era el tamaño que yo deseaba desde niña. Y fue aún más triste cuando mi hermana pequeña se desarrolló tal cual, mujer amazona, alta, morena y frondosa. Y no es que yo no deseara que ella fuera hermosa y atractiva, sino que yo deseaba ser como ella. Al cumplir 20 años me embaracé y sabiendo el gran cambio que sería para mi cuerpo, empecé a cuidarme al extremo usando las cremas, aceites y lociones más recomendadas para evitar las horribles estrías. Todo iba de maravilla y tenía una enorme y bien hidratada pancita; hasta que la última semana de embarazo, empezaron a notarse, no una ni dos ni tres, sino ambos costados del abdomen con aquellas marcas rozadas. Inocentemente creí que al regresar a mi peso y retomar mi ejercicio, mi cuerpo por sí solo, regeneraría toda esa piel dañada. Al darme cuenta que las cosas no serían así, opte por un tratamiento de carboxiterapia y radiofrecuencia para devolverle a mi abdomen su bonita apariencia que siempre mantuve. Me costó tomar la decisión puesto que la idea de inyecciones en mi piel parecía riesgosa y dolorosa, pero me di a la tarea de buscar información completa e ir a varias clínicas a conocer los procedimientos. Finalmente acepte y fui contenta y temerosa a la vez, de probar el tratamiento. Mi cosmetóloga se encargó de hacerme sentir como en casa y hacer la experiencia lo más satisfactoria y agradable posible. Era emocionante ver como poco a poco se desvanecían esas marcas y mi piel se veía más fresca que antes. Definitivamente, fue algo con lo que quedé satisfecha y que volvería a hacer. Actualmente sigo inconforme con el tamaño y forma de mi busto, puesto que por la lactancia, perdió su firmeza y volumen y cambio el tamaño de los pezones. Estoy segura de que pronto me hare la cirugía de implantes y con lo cual obtendré lo que he deseado desde siempre: un busto grande y bonito!!! Me hicieron el tratamiento en Olivill med spa. y me dieron una excelente atención y tuve muy buenos resultados.
16 comentarios
Me llamo Cielo, tengo 23 años y estoy casada, después de tener dos hijos la flacidez y las estrías en el vientre atormentaban mi vida. Deseaba volver a usar un traje de baño, un bikini, o simplemente no tener un rodillo en el estómago al sentarme. Así que decidí utilizar un tratamiento de radiofrecuencia, que fue el que mi esposo aceptó después de leer miles de artículos acerca de pros y contras. Al principio fue difícil, sentía que me quemaba y la piel estaba sensible pero, después de algunas sesiones, las estrías desaparecen un poco. Desearía tener resultados mejores para eliminar la flacidez, algunas veces pienso en una abdominoplastia pero la recuperación y el quirófano me asustan un poco.
5 comentarios

Soy una persona que no tiene miedo de mostrar su personalidad o su forma de ser, el único limitante es que me molesta mucho el hecho de tener las estrias. Mi idea no es aumentarme o quitarme nada con lo que no haya nacido, amo mi cuerpo, pero las estrias las adopte durante mi adolescencia con cambios en mi peso y por eso quiero que desaparezcan.

1 comentario