Tengo 24 años, tenía 20 años cuando tuve a mi hijo, después de amamantarlo durante 6 meses mi cuerpo cambió demasiado, había perdido 10 kilos y con ellos mis senos, me veía en el espejo y me daba mucha tristeza porque ya no parecía una mujer, tenía el cuerpo de una niña tan delgada y sin senos, llegué al punto de no querer verme en el espejo porque lloraba cada vez que lo hacía. Siempre me ha gustado ver programas de cirugía plástica, pero sinceramente nunca lo había considerado como una opción para mí; estaba tan deprimida por mi cuerpo que decidí comenzar a investigar acerca de la cirugía de aumento de senos. Desde que empecé la búsqueda y encontré un buen cirujano, jamás tuve miedo de la operación, sólo podía sentir la emoción de poder recuperar mi cuerpo y no podía esperar a que llegara el día. Cuando finalmente llegó el día me sentía muy nerviosa pero a la vez muy feliz, el cirujano me marcaba el cuerpo con un plumón y yo ya no podía esperar para estar en el quirófano. Cuando salí de la operación moría por ver mi nuevo cuerpo, por supuesto que podía ver que mi cuerpo había cambiado, pero fue hasta 7 días después que pude verme sin los vendajes. Pensé que el postopertatorio sería difícil, pero la verdad es que no lo fue. Jamás sentí ningún dolor o incomodidad y sin duda lo volvería a hacer, para mí fue una experiencia increíble y desde entonces recuperé mi confianza y creo que ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida.
42 comentarios
Yo me aumente el busto, ya que yo siempre había sido de pechos pequeños y eso para mí era un complejo ya que no me sentía augusto conmigo misma, y eso me daba baja autoestima, ya cuando decidí operarme fue después de dar pecho a mis hijos, porque mis pechos quedaron peor, y la verdad fue una experiencia maravillosa ya que cumplí el sueño que siempre había querido , la verdad en mi cirugía no tuve ninguna complicación el dolor fue poco, la recuperación súper rápida, la verdad no me arrepiento estoy muy feliz y claro sobre todo que me puse en manos de un experto.
18 comentarios
Yo me realicé aumento de pómulos, labios con ácido hialurónico e inyección de botox preventivo. Rinoplastía y aumento de senos. Cuando era niña tenía una nariz respingona, pero en la adolescencia me creció y se me ensanchó, lo cual me acomplejó, aún más porque mis cuatro hermanas me hacían bullying, pues ya se habían sometido a una rinoplastia, otra de ellas me envolvió con su complejo por tener un busto diminuto, yo le decía que también las mujeres con busto pequeño eran bellas aunque yo no pude ser indiferente a que la mayor atención, los chicos se la daban a las mejor dotadas. No sólo era esto lo que me decepcionaba, sino mi propia autoestima. Estudié Artes Plásticas, Me apasionaba el tema de la proporción, la sección áurea y el modelo de belleza a través de los tiempos, y lo avanzados que fueron los griegos en cuanto al canon de belleza. Fui ahí cuando me di cuenta que si estaba a mi alcance tener una silueta más proporcionada, armónica y bella, ¿Por qué no hacerlo?...Finalmente el ideal estético me ganó, estaba decidida. Consulté con aproximadamente 17 cirujanos plásticos. Gasté muchísimo dinero en consultas médicas, que oscilaban entre los 800 hasta los 2,000 pesos mexicanos. Lo cual, es un poco injusto y frustrante porque 1,000 pesos para que te den una simple cotización es abusivo a veces sin mostrar fotos de casos clínicos. Yo quería que mi cirugía no saltara a la vista. Muchos cirujanos me notaron que traía el labio superior retraído, esto fue porque hacía 10 años me habían inyectado “colágeno”, el cual, por supuesto no era colágeno sino un derivado del petróleo. Me traté esto. Los honorarios por esto fueron de 5,000 pesos mexicanos por labios la primera intervención consistió en abrir mi labio superior y "remodelarlos" Lo que siguió fue inyectarles ácido hialurónico, que costó 5,000 pesos también. Los pómulos, 5000 pesos, y el botox correctivo 6,000, en frente y en la zona donde se forman las “patas de gallo” fue preventivo..Quedé encantada. Los rellenos fueron con un médico del Hospital Ángeles de Las Lomas, en su consultorio, la atención es excelente, no tuve dolor, más que a la hora de los “pinchazos”. Pero la naríz y el busto, el costo del quirófano en dicho hospital era estratosférico. Después de una exhaustiva búsqueda di con un cirujano mexicano de prestigio internacional, pues es quien opera a Reinas de belleza. La seguridad y el prestigio que él tiene, se notan a la hora de aconsejar y en su buen gusto. Yo, quería incluso operarme el mentón para hacérmelo partido, pero él me dijo en consulta que esa cirugía sería un distractor para mis "ojazos”, me dijo que no me podía dejar una nariz pellizcada, (que se le llama pinch nose), ni demasiado delgada, (cuando le enseñé fotos de actrices cuyas narices me gustaban) por tener piel gruesa. También me dijo que él operaba de acuerdo a la “proporción áurea o de oro”, la cual había yo estudiado en la Universidad de Artes Plásticas. ¡Con esto último me metió al bolsillo! En cuanto al busto, me dijo que la técnica sería subfascial, es decir debajo de la “fascia” del músculo pectoral, lo cual no significa ni que esté ni debajo de la glándula exactamente pero tampoco debajo del músculo, lo cual brinda resultados más naturales, pues el implante queda cubierto en la parte posterior por la fascia que es la membrana que se desprende del músculo pectoral. La cantidad que él eligió para mi estatura, tamaño de torax y complexión, fue de 360 cc, con implantes redondos texturizados, de marca europea alemana, con garantía de por vida. El abordaje para introducir los implantes sería en el surco submamario, pues tengo los pezones pequeños. Yo, nuevamente influenciada por los medios de comunicación y los estándares actuales exagerados, quería ser copa D, pero mi médico me explicó que no se podía “de tajo” colocar un gran volumen a un cuerpo tan pequeño. Porque con el estiramiento de la piel se crean estrías. La preparación para la cirugía fue muy simple, sólo tenía que estar en ayuno de 12 horas y presentarme a la cita, habiendo realizado el depósito del costo total de la cirugía 2 días antes con un perfil preoperatorio de análisis clínicos. Llegué a la cita, que es donde es la misma consulta, acompañada de mi papá.Tras esperar un poco, un asistente que es también cirujano plástico certificado, revisó mis estudios. Me pasó a un vestidor donde había una bata lista, me pidieron desnudarme, me tomaron unas fotos, En ese consultorio tienen habilitado un quirófano donde había todo un personal capacitado: dos enfermeras, anestesiólogo, un cirujano general, otro cirujano plástico y el cirujano plástico principal que ejecutaría ambas cirugías. Me indicaron que me acostara en la plancha, me colocó un suero en anestesiólogo y pedí hablar (antes de que me pusiera la anestesia ) con mi cirujano, para decirle que prefería que “me sobrara” busto, a que me quedara corta. Mi cirujano me dijo que haría lo que estuviera en sus manos, no recuerdo nada más, me quedé inmediatamente después dormida. Podría contar paso a paso cómo fue mi postoperatorio pero no hay más espacio aquí, en general me fue increíble, lo pesado es la anestesia, pues me alteró los nervios, me costaba caminar tras el aumento de senos, me dolía mucho la espalda, el brasier que comprime los senos duele, y los tenía duros como rocas, me sangraron levemente las suturas y de la naríz igual. La naríz no me dolió nada. Los senos se me ablandaron y quedaron HERMOSOS. La naríz, nadie ha notado que me la haya operado. ¡Estuvo excelente en relación calidad-precio! Recomiendo muchísimo a todas las personas que lo estén considerando, vale mucho la pena la inversión!, ¡El dolor pasa, pero los resultados permanecen!
13 comentarios

Me encantaría aumentar mi busto, no me siento feliz con mi tamaño actual, no puedo lucir cierta ropa por lo mismo además de tener un tamaño pequeño están muy separadas y en verdad me gustaría tener el busto bonito no las quiero enormes ni exageradas solo de un buen tamaño (: espero me tomen en cuenta

5 comentarios
Hola chicas! Ya me dieron de alta estoy en casita les quiero platicar cómo va todo, llegué al hospital nerviosa sudaba de las manos pero a la vez feliz que estar cumpliendo mi sueño! Llegue al quirófano me sedaron y caí a dormir ni me di cuenta cuando pasó, después desperté de la cirugía llorando y me pregunto el médico por qué lloraba le dije que de felicidad :) no sentí náuseas me dieron gelatina y clorofila comi dieta blanda, camine un poco por la sala de recuperación y súper bien ☺ ☺ lo feo fue cuando me llevaron a vestir sin querer me agaché un poco y se me bajo la presión me puse pálida y sude así que me llevaron a una cama de nuevo para recuperarme a los 10 min ya estaba lista para ir a casa. En cuanto al dolor es tolerable ya me medique solo siento un poco de ardor en los pezones pero nada exagerado. Hoy tengo vendas muy ajustadas no puedo verme bien espero quedar bien con la talla , mañana iré a consulta y si todo va bien me pondrán el brasier! Les sigo contando....
83 comentarios
Debido a la práctica de natación durante muchos años desarrollé una gran espalda y muy poco busto. El cual, luego de amamantar a dos criaturas, desapareció. Finalmente, el año pasado me decidí a cambiar el aspecto de mis bubis.. Y soy la mujer más feliz! ( Lo que incluye a mi marido, eh). El porte de tooodo lo que me ponga luce genial.. Obvio, mi autoestima está al cien. Totalmente a favor de lo que la cirugía estética puede hacer!
16 comentarios